jamis acosta

jamis acosta

Entrevista a Jamis Acosta, Candidato a la Secretaría de la Juventud

RenovacionCD_JamisAcosta

Durante las próximas semanas, en la web de RenovaciónCD publicaremos entrevistas a los principales candidatos a la Secretaría de la Mujer y la Juventud, así como a distintos líderes del partido, con el objetivo de conocerlos un poco mejor y saber su opinión sobre el proceso democrático de la Renovación del Partido.

Hoy, arrancamos con Jamis Acosta, un joven político hecho a si mismo, Candidato a la Secretaría Nacional de la Juventud de Cambio Democrático.

ENTREVISTA

En la pasada Gira por Bugaba pudimos leer que eras de allí, ¿cómo es, o cómo recuerdas aquella zona?

Así es, soy de la provincia de Chiriquí, Distrito de Bugaba. Del Corregimiento de San Andrés, de un pueblito muy chiquito y muy peculiar, el Exquisito. Allí nací un 15 de Diciembre de 1984.

¿Peculiar por el nombre o por algo más?

Sí, por el nombre también (risas). Es un lugar de muy pocos habitantes, tiene unas fiestas típicas muy bonitas. Las de San Juan son muy especiales. Su gente es muy cordial, muy amable. Hay gente muy buena, pero muchas dificultades. Es un lugar cercano a la frontera de Costa Rica y eso ha hecho que se degrade la juventud. El tema de las drogas, ya sabe. Muchos jóvenes que crecieron conmigo están hoy detenidos. Alli viven prácticamente de la agricultura. En mi familia, por ejemplo, vivíamos de la siembra de tabaco.

Hablando de tu familia, ¿tienes hermanos? 

Soy el menor de cinco hermanos, pero carecemos de convivencia desde muy temprano. Debido al estrato social de mi familia, cada uno hizo camino. Los dos mayores, uno de ellos ya fallecido, marcharon a David; mi hermana, a temprana edad hizo su vida en una relación y la pequeña, con la que me llevo unos cuatro años es la que se quedó con la mamá. Yo tuve que dejar aquello para estudiar la secundaria y me vine a Panamá. Pero sí, me hubiera gustado más haber encontrado y compartido ese espacio.

Dejaste tu casa muy pronto, ¿con qué edad?

Pues a los 13 años o así, es muy común en pueblitos pequeños si quieres estudiar tienes que emigrar. Mi familia es muy humilde y mi pueblo quedaba muy distante de los colegios y el dinero no alcanzaba, sólo la ida para llegar al colegio eran B./ 1,45.

Así que al terminar los estudios de primaria me fui a Panamá a casa de un familiar lejano, Tamara, una prima lejana. Me instalo en el populoso barrio de El Veranillo, en San Miguelito y estudio en el colegio Josefina Tapia (El Gallinero).

Bueno, estamos en el año 97 y recién llegado a Panamá, ¿Cómo es para un niño esa experiencia? ¿Cómo recuerdas esos años?

Pues para mi Tamara ha sido como una segunda mamá. Yo llego allí y desde el primer día empiezo a alternar trabajo y estudios. No vivía con extraños, pero no era mi familia cercana, era bastante independiente, me supervisaban como adultos pero tenía bastante libertad y responsabilidades. También era un hogar humilde, y también tenía que aportar al hogar, por las mañanas me dedicaba a las buhonerías y en el turno de tarde asistía a la escuela.

A los 16, 17 años me vuelvo a Chiriquí, a David, a ocuparme de la mamá por una enfermedad, un cáncer; tocando puertas y visitando familiares que pudieran ayudar. Para mi más que una madre, ha sido siempre una amiga. Allí termino el bachillerato, y el mismo día que termino, viajo de nuevo a Panamá.

Desde pequeño ha ido alternando trabajo y estudios, ¿cómo llevabas esa relación?

Bueno, ha sido complicado en algunos momentos, ver a otros compañeros que tenían más y todo eso, pero siempre he sido respetuoso y organizado. Con envidia de la buena, aspirando a estar como los demás. Exigente.

He tenido muchos trabajos informales, recorriendo mi infancia ahora, desde la madurez actual, veo cómo he aprendido a valorar las cosas. Todas las cosas. Lo bueno y lo malo. Para estudiar necesitaba trabajar, para pagar mis gastos y organizar mis estudios.

Cuéntame alguno de esos trabajos que recuerdes con especial cariño.

El más raro, pues el tema de las buhonerías que le comentaba antes. Había una tienda o departamento, todo el mundo lo conocía, Departamento Garbo, ahora ya no existe. Pues ahí iba yo y me vestía de payaso. Había un payaso muy famoso en la Avenida Central que se llamaba Campanita, en Navidades, como yo no sabía hacer los diseños con los globos, Campanita los hacía y yo iba por ahí a venderlos. Sacaba 0,40 del dólar que valía el globo. Así la pasaba.

También recuerdo con cariño el de la Renta 5, de la Fundación Pro Familia. Jóvenes de diferentes barriadas que vendíamos las bolsas de basura de 12. Esos recorridos, me iba muy bien, me acuerdo que sacaba $ 30 o $ 50 al día, que para un niño de mi edad estaba muy bien.

Entonces terminas el bachillerato y decides continuar estudiando, decides acceder a la universidad, ¿es así?

Al principio intenté compaginar los trabajos con el estudio nocturno, pero no pude hacerlo de una vez, el ritmo era muy alto. Luego más adelante sí que terminé los estudios en Derecho, con muy buenas notas.

¿Es en estos años cuando experimentas los primeros acercamientos a la política?

Sí, más o menos. En 2001 entro a formar parte del partido, llego de la mano de amigos y conocidos, y al principio es algo colaborativo, pero poco a poco empiezo a conocer gente y demás y a comprometerme más. Yo vi que la camapaña de 2004 fue una campaña buena y que tuvo buena aceptación. Lo que me animó a involucrarme. El camino del apoyo es el que ha hecho que poco a poco me guste este mundo. Me fui metiendo en todo; me llamaban para tal ruta, y allá iba; me llamaban para una caminata, y allá iba; si había alguna reunión estaba allí el primero, me gustaba estar en primera línea. Al final, cuando logramos entrar en gobierno, yo sentía que había trabajado para que eso se diera. Aunque yo no trabajé todo el gobierno, por aquella época trabajaba en el aeropuerto, en el área de Duty free; con la ampliación removieron horarios y no me iban bien con los estudios, así que empecé a tocar puertas en el gobierno y conseguí un trabajo que me permitió organizarme y terminar la licenciatura en derecho.

¿Qué es lo que te lleva a elegir derecho?

En mi etapa universitaria, como cualquier adolescente soñador, tenía ganas de hacer muchas cosas. Cuando decido seguir estudiando, yo en su momento quería banca y finanzas, pero era demasiado exigente, había que dedicarle demasiado tiempo. Más adelante, repasando mi vida, quién era y las injusticias que me habían rodeado y qué quería hacer, me fijé que en el círculo político donde me movía estaba rodeado de muchos abogados y parecían vivir bien. Decido ingresar en la Universidad Americano en Derecho, terminando con honores.

Ahora ejerzo de forma individual. No es que lleve mucho tiempo, pero poco a poco.

Volviendo a la política, ¿qué te ha hecho dar este paso al frente y postularse como Candidato a la Secretaría de la Juventud?

El momento actual es el motivo. Los agravios a los que somos sometidos, he vivido todo este tema de manera sentida.

La juventud CD no tiene una estructura como tal, necesitamos hacer una oposición y uno de los pilares políticos importantes es la juventud. Me llena mucho de interés trabajar por la juventud. Valoro y aprecio mi partido y voy a trabajar fuera o dentro de la Secretaría por él, ahora en las vacas flacas muy pocos quieren trabajar con esa disposición y yo soy uno de ellos. Para buscar un beneficio colectivo.

No tengo compromisos, tengo disposición de tiempo y me gusta. Estoy dispuesto a aprender, le pongo la oreja a cualquier líder grande que tenga alrededor. Escuchar y transmitir.

¿Qué crees que puedes aportarle a la Secretaría de Juventud?

Soy una persona poco conflictiva a la que le gusta manejarse de la manera más técnica posible. No para ser Secretario Nacional pero si yo vine de abajo, si soy de las bases y no tenemos personas que nos representen, personas que nos brinden accesibilidad, que no pasemos por tres secretarías y veinte puertas para que nos atiendan, ¿por qué no probar? Si nosotros mismos no buscamos nuestros espacios, nadie nos los va a brindar. Son espacios de masas, y las masas también tenemos derechos.

Yo quiero buscar mi espacio, pero para que sea compartido, escuchado y se vea como una esperanza y un beneficio común. Los jóvenes somos también profesionales, personas maduras y organizadas, también podemos tener acceso y oportunidad a otros espacios dentro del partido.

Me enerva que los jóvenes sean el caballito de guerra de otros, que sean la escalera para que otros suban, que seamos la escalera para que los hijos de fulano tengan espacio directo. Y me parece sumamente egoísta.

¿Qué relación mantienes con los otros candidatos? ¿Se conocían antes de este proceso?

No tenía relación con los candidatos anterior al proceso. Siempre he estado con gente adulta del partido.

Tengo entendido que dos de los aspirantes pertenecieron a la junta directiva anterior. Hay cosas que corregir y estamos a tiempo. Es normal que pase.

La gente necesita caras nuevas que puedan vender afuera, si les damos continuismo, si les damos los mismos tentáculos que señalan otras corrientes podemos tener problemas.

Que la gente tenga opciones es bueno. Si les pones a las bases un joven como ellos, que sea humilde, que no le dé pereza caminar, pienso que hay mejor acercamiento y mayor aceptación.

Al final, tanto ustedes como las Candidatas a la Secretaría de la Mujer son gente que tendrán aficiones e intereses fuera de la política. En tu caso, ¿cuáles son esas aficiones?

Por supuesto, como cualquier joven, me gusta saltar, brincar, reír. Yo soy una persona soltera, de treinta años. Abogado de profesión pero bastante jovial, con muy buenas amistades. Me gusta salir a tomar, a fiestar, me gusta que la gente a mi alrededor ría, cuando la gente ríe yo me siento bien. Me gusta ser muy buen amigo, soy el que toma la batuta de reunirnos, vernos, etc. Incluso a veces he hecho un poco de psicólogo.

Además de la pasión por la política, me gusta leer. Lectura ficiticia sobre todo. Como forma de evadirme, sin distinción de autores. Tema que me interesa, tema que cojo. Ahora, por ejemplo, estoy con un libro de consejos, Camino al éxito.

¿Y cómo ves el movimiento de promoción del proceso electoral que está llevando el partido? ¿Qué te parece toda la iniciativa de la plataforma de RenovaciónCD y qué crees que supone para el partido?

Fuera de mi interés en la Secretaría, me parece algo fabuloso. La membresía CD lo exigía, que nos viéramos en movimiento, que nos viéramos dando nuevas propuestas, renovando el partido. Es sumamente importante lo que se está haciendo por el partido, el interés por promover las candidaturas de manera democratica, etc. Tal vez a mi me cueste un poco más el tratar de venderle a la gente el interés de que nos vean felices, echando para adelante, que nos vean fuertes…, pero se está sintiendo el llamado de la gente que quiere participar.

También el tema de los convencionales que es muy importante para el partido, una vertebra importantísima. Creo que se está mandando un buen mensaje con toda esta iniciativa.

¿Auguras una buena participación?

Con esto de la plataforma y las giras del partido hemos podido ir armando nuestros cuadros y buscando apoyos y la gente percibe que nos estamos acercando a ellos. Que les estamos visitando. Y eso es lo importante, más allá de quien gane. Aquí lo que hay que preponderar es Cambio Democrático. Ricardo Martinello cambió la política y tenemos que seguir ese camino, transmitir la percepción de cambio y dar oportunidades a los que están afuera. Se subestima el porcentaje de participación, pero yo creo que va a ser elevado para ser unas elecciones internas y ordinarias. No creo que bajemos del 20% y eso es una muy buena noticia.

¿Qué mensaje le darías a toda esa juventud llamada a votar el día 25 de Octubre? ¿Qué motivos tienen para participar?

El mensaje a los jóvenes son mis propias vivencias, como joven humilde, Cambio Democrático me dio oportunidad de participar, me dio inclusión. Muy pocas veces los jóvenes encontramos inclusión en los gremios o colectivos políticos, y cuando eres “parte de” encuentras oportunidades. Eso le digo a la juventud: “Aquí hay oportunidades”, aprovechen la oportunidad para buscar sus espacios e integrarse, eso sí, con ganas de trabajar.

De la manera más sana, les daría un abrazo amigo para que se unan al proyecto. Únete, te necesitamos. Yo te necesito.

Tenemos compromiso, tenemos pasión, que no traten de que la Juventud CD se quede como juventud simplemente, que la ayuden a abrir sus espacios para que nosotros, futuros líderes no vayamos indefensos a esta guerra. Sin egoísmos y con las herramientas brindadas por los líderes, con hermandad.

Pretendo asumir la Secretaría con la mejor de las intenciones, todo lo que hagamos lo haremos en favor de nuestro colectivo. Y resaltar nuestra figura presidencial, que esperemos que sea Rómulo Roux. Le apoyé desde el día uno de las primarias y él lo sabe, le apoyaré cuantas veces se lance. Consideramos que es un hombre que puede hacer grandes cosas por nuestro país. Y si sale otro, pues a apoyarle como líder del partido. Unidad, progreso y renovación.