cd

cd

Entrevista a Ana Gallardo, Candidata a la Secretaría de la Mujer

RenovacionCD_Ana Gallardo

 

Hoy es el turno de Ana Gallardo, una de las últimas Candidatas en lanzar su Campaña para la Secretaría de la Mujer de Cambio Democrático, de cara a las Elecciones Internas del partido el próximo 25 de Octubre.

 

ENTREVISTA

 

 

Antes de empezar me gustaría agradecer la oportunidad que me das de hacer esta entrevista. Estamos totalmente anuentes a realizar un trabajo desde el punto de vista de perfiles para darnos a conocer.

 

Gracias a usted.  Usted se postuló ya a finales del período y no ha podido acompañar al partido en la gira de la Renovación pero, ¿cómo ha vivido este proceso?

Efectivamente a mi no me ha tocado participar en ninguna de las giras porque me postulé después, pero eso no quita para que yo, con el equipito que tengo, al moverme, haber notado en muchos de los copartidarios esa ilusión perdida. Al verme, siento que eso les ha motivado, les ha sensibilizado y esta parte es importante.

En este momento se han corregido algunos errores que se cometieron en el pasado, se está trabajando con más capacidad, con más conocimiento y dentro de lo que es Cambio Democrático, en esto de la Renovación estamos interesados en demostrar que sí somos un partido con formación.

Sé que somos un partido relativamente joven, pero sabemos que tenemos una gran y muy buena posibilidad de volver a por el país y continuar el legado de Ricardo Martinelli. Eso lo conseguiremos con unidad, esfuerzo y trabajo.

 

¿Qué tal la relación con los demás candidatos? ¿Ya se conocían?

Por lo que a la juventud respecta, sí conocía a Maidir y en cuanto a las mujeres, Ana Giselle, al igual que yo, participó en la pasada campaña y sí la conocía aunque no habíamos interactuando hasta este momento, también un poco con Candice; y con Mariela siempre nos hemos dado ánimos políticamente y entre todas pensamos tenernos en cuenta unas a otras en caso de salir escogidas.

He tratado de abrir el compás porque lo importante es hacer un trabajo desde la Secretaría de la Mujer hacia fuera y para ello, nosotras que somos las candidatas, tenemos que vender la mejor imagen y fortalecer el partido con mujeres.

 

Al final después del 25 de octubre habrá un solo equipo.

Así es, una sola golondrina no hace verano y nosotras sí nos encontramos con verdaderas barreras y obstáculos ya que no se trabaja con verdadera equiparación e igualdad de oportunidades. La confianza es siempre para los varones y eso es lo que nosotros queremos cambiar, trabajar con todas esas mujeres a nivel nacional, líderes que han demostrado la lealtad hacia Cambio Democrático y le han aportado su fortaleza y su visión.

También aumentar esa membresía. Necesitamos que se nos dé la oportunidad de capacitaciones, apoyo en la red de comunicaciones. Muchas personas tienen ideas brillantes pero a veces nos pasa que nos enfrentammos al pánico escénico cuando te ponen la cámara delante y te empequeñeces. Son muchas cosas que podemos lograr dentro de la Secretaría de la Mujer, trabajar por la salud y capacitar a las mujeres para que no sean sólo la mamá de sus hijos. Estas son las aspiraciones que yo tengo de llegar a ser elegida.

 

Se le nota con pasión a la hora de abordar el tema…

Soy una mujer que ha trabajado contra la violencia de género, dentro de la Oficina de Oportunidades y Equiparación de Género. Es un tema muy sensible y siempre he tratado de orientar a las mujeres a que busquen ayuda, con psicólogos, con abogados, etc.

 

Conozcámosle un poco mejor, ¿cómo era Ana Gallardo de pequeña?

Tengo el recuerdo más feliz que puede tener una niña, desde mi infancia mis padres siempre me apoyaron en todas mis inquietudes.

Me gustaba mucho sentir el amor y el cariño de mi familia, y siendo honesta, tuve la oportunidad de sentirlo, de ver en mis padres un ejemplo de respeto; primero de uno como persona y segundo del respeto hacia los demás.

La honestidad, el trabajo, el esmero, la lucha, la dedicación de mis padres… todo eso marcó mi infancia.

 

¿Hija única o familia numerosa?

Familia muy numerosa, éramos 12 hermanos, en la actualidad 9 y de las tres mujeres soy la pequeña, pero a pesar de ello tengo experiencias maravillosas, siempre había un motivo para que ellas me incorporaran en sus planes, y eso me hacía sentir grande.

Siempre me gustó participar no solamente de los juegos de la infancia como muñecas y demás sino que al tener un numeroso grupo de hermanos la pasaba siempre jugando con ellos a cualquier cosa, canicas, yoyo, trompo… Siempre me sentí respetada y protegida, aunque en algunos momentos ya sabes, al ser la pequeña jugaban conmigo (risas).

En la actualidad siempre nos manejamos pendientes los unos de los otros, de hecho con esto de mis inquietudes de participar todavía en aspectos políticos están más pendientes que nunca de mi, me orientan y ayudan en todo lo que pueden.

 

¿Cómo se divertía de pequeña?

Yo siempre me he inclinado hacia la música y el baile y me gustaba participar desde la casa. Aprovechaba las emisoras radiales y sus programas infantiles y me ponía a cantar o me subía a la mesa y hacía mi show de baile y mis demostraciones delante de la familia. Eran mi público y mi parte crítica (risas). Cada vez que tengo que enfrentar una situación importante para mi, ellos son mis primeros críticos.

Luego en la escuela siempre traté de destacarme en primeros puestos de honor, ya que siempre en casa se negociaba el rendimiento académico. Y además practicaba natación y participé en muchos concursos.

 

¿Y más adelante, en la universidad?

Estudié Odontología Preventiva y tuve muy buenos maestros que siempre me vieron como un diamante por pulir, por lo que el nivel de exigencia era enorme. Recuerdo el dolor de cabeza que me causaba uno en concreto, el licenciado Luis Casis, que estuvo los cinco años muy pendiente, presionando y haciendo la vida imposible (risas).

 

Ya pasó el trauma…

(Risas) Sí, sí. Ahora visto con perspectiva entiendes que es necesario, que si te exigen es porque te ven capaz. Pero menudos cinco años… (risas). Es más, me acuerdo para la graduación mis compañeros me escogieron para leer el discurso de agradecimiento y este profesor al recoger el diploma me entregó un ramo de flores que, en honor a la verdad, casí se lo pongo en la cabeza (risas). A buenas horas me viene a conquistar el cariño, después de cinco años detrás, siempre vigilante. A la mínima que me distraía o hablaba con alguna compañera ya lo tenía encima (risas). Pero ahora con el tiempo lo agradezco, me sirvió mucho.

 

¿Siempre quiso ser odontóloga?

Dentro de lo que yo soñaba ser, yo quería ser arquitecta porque de alguna manera mi padre estaba vinculado, él era reforzador, trabajaba en la industria del hierro y yo le veía siempre con los planos y hablando con los arquitectos y demás y eso me atraía, además a mi me gustaba el dibujo, ver las construcciones, etc. Pero era una época distinta y no había casi mujeres arquitectas, y como no quería ser cola, sino que quería ser cabeza, entré a estudiar enfermería.

Lo que pasa es que un una práctica un niño falleció y monté un escándalo, fue muy duro para mi y uno de los doctores me dijo que eso no era para mi y me recomendó estudiar odontología, donde el porcentaje de que se te muera un paciente es muy bajo. Y bueno, ya que mi interés siempre ha sido servir y proporcionar esa tranquilidad, si está en mis manos, me inicié con esos estudios.

Y después de tantos años siento una felicidad muy grande porque siento que lo hice con amor, con mucho cariño, respeto y pasión.

 

Y entonces, ¿cómo se inicia en política? 

Cuando tuve la oportunidad de obtener mi primera cédula teníamos en la familia a una persona política, una líder en ese tiempo en el partido liberal y cuando comenzó a captar jóvenes para ayudar me invitó a participar.

Después mi padre fue suplente de representante y también le apoyé. Más tarde uno de mis hermanos fue suplente de diputado y también caminé con él. La siguiente experiencia fue con otro de mis hermanos, Manuel de la Hoz, que fue diputado en dos períodos. Con él me involucré más y acabe siendo coordinadora en el circuito 8-8. Así poco a poco veía que estaba cerca de las personas más necesitadas del circuito y que realmente estaba ayudando en algo y aquello me animó a continuar.

 

¿Cómo llega a Cambio Democratico?

Justo cuando pasa la etapa de mi hermano entra la campaña en que inicia CD, y yo en mi casa dije que me identificaba con el plan de gobierno de Ricardo Martinelli porque veía esa realidad de querer cambiar la forma de vida de este país y realmente me motivó. Entonces una persona que ya estaba dentro me invitó a participar en una reunión y cuando tomé la palabra hice un buen discurso y luego algunos líderes y candidatos quisieron que empezara a trabajar con ellos, ya traía bastante experiencia y al final, de entre todos, me decidí por apoyar a Nelson Gómez y somos tremendos amigos desde entonces.

 

¿Qué le motivó a postularse?

Una persona de mi edad trae bastante experiencia. Además de la trayectoria política y de trabajar contra la violencia del género, durante 30 años he sido la presidenta del Centro Internacional Cultural Místico Esotérico Espiritual y Gnóstico, donde trabajamos el dominio de la vida, en lugar de que nos domine la vida.

Muchas personas se la pasan quejándose, “no tengo suerte”, “todo me sale mal”, “nadie me quiere”, “soy fea”, etc., y desde ahí tratamos de ayudar a las personas para que salgan de esas situaciones. Acercarles un mensaje de positivismo, de confianza y de valor. Debemos dedicarnos un espacio diario para reconstruir algunas acciones con las que no estamos conformes, entrar en nuestro yo interno y analizar muchas cosas ahí dentro. Situaciones que no se pueden tolerar y que algunas personas aceptan, autocondenándose.

Desde ahí he aprendido que las cosas se ganan, no se otorgan, entonces, juntando toda esa experiencia y por el momento que vivimos creo que ha sido la señal, hace falta empoderar a la mujer, aún hay muchas dificultades y creo que tenemos un buen proyecto para mejorar muchas cosas.

 

¿A usted qué le relaja, qué hace para desconectar?

A mi me gusta pintar, es algo que me saca de este mundo y me lleva a la inspiración. Lo que más, me gusta pintar cerámica y hacer rostros, pero la verdad es que soy feliz trabajando, cuando puedo ayudar o aportar.

Me gusta hacer labor social para que mis nietos pequeños, que afortunadamente tienen todo lo necesario, se metan en ese mundo donde hay gente que no tiene casi de nada y que aprendan a compartir, servir y ayudar a los más necesitados. Creo que es necesario que vivan la realidad y que comprendan que si hay algo que no utilizamos, tal vez otra persona pueda necesitarlo.

A mi hija la apoyo mucho en su carrera como cosmetóloga y luego mi hijo tiene una escuela de fútbol, donde trabaja con niños pequeños y también me gusta apoyar ese proyecto, estoy con él al 100% porque veo lo importante de esa labor y la ayuda que reciben tantos jóvenes a través del deporte.

 

Ya que me habla de sus hijos, dígame, ¿Cómo se le ha dado formar una familia?

Me considero una mujer bendecida por dios porque me ha dado un excelente esposo, al que considero un buen panameño, mi amigo, mi amante, mi confidente… Siempre ha habido en casa mucha compenetración, compañerismo y respeto y todo eso se lo hemos irradiado a nuestros dos hijos. La verdad que junto a él ha sido todo más fácil. Ya casi vamos a cumplir 50 años, pero…

 

Pero…

Pero la historia fue complicada (risas).

A mi, por asuntos de trabajo, me nombran en Bocas del Toro y allí el que ahora es mi esposo trabajaba en las bananeras, era operador de autoclaves. Cuando llego al hospital me encuentro con que el autoclave del hospital no funcionaba y entonces uno de mis compañeros me dice que conoce a alguien que trabajaba en ese asunto y que de alguna manera podíamos llamarlo.

Cuando llega, le veo con ciertas dudas, y para relajar le digo que no se preocupe, que si arregla eso me caso con él. El tipo parece que se lo creyó y lo arregló (risas). Luego a mi me trasladan a Panamá y no tenemos ocasión de volver a vernos, pero el tipo montó una persecución y a través de mis compañeros del hospital me contacta y cómo él también venía mucho a Panamá por temas sindicales, me monta una persecución con mucho detalle, todo muy cuidado y al final me enamoré de su alma y desde ese momento se convirtió en un compañero para mi.

Así que por vivencia personal sé que sí existen hombres buenos y desde aquí, no me gustaría terminar sin mandar un mensaje a todos esos que han incurrido en tantos crímenes horribles y a todas esas mujeres inseguras: Si uno no está cómodo con su compañero, mejor lo deja. Luego se convierte en masoquismo y vivir con odios y rencores es lo peor que hay.

Entrevista a Maidir Miller, Candidato a la Secretaría de la Juventud

RenovacionCD_MaidirMiller

 

Continuamos las entrevistas a los protagonistas de las Elecciones Internas de CD. Hoy conversamos con Maidir Miller, Candidato a la Secretaría de la Juventud de Cambio Democrático.

 

ENTREVISTA

¿Con quién estabas hablando ahora? ¿Era tu hija? 

Isabella, sí. Es la mayor bendición que yo tengo. Casualmente estaba hablando con ella ahorita, escuché una nota de voz que tenía en el celular. Ya con 4 años agarra el celular y se pone a hablar (risas).

Ella es como mi motor y junto con mi prometida, Maricin, y mi madre, son las tres personas que yo tengo arribita, cuando pienso que no puedo hacer algo pienso en ellas tres y encuentro la forma de continuar adelante.

 

.- ¿Cómo empieza la historia con Maricin?

Me va a matar (risas), pero voy a echar la historia tal como es.

La conocí en la universidad, en primero coincidimos en una materia pero jamás nos dijimos el hola. En segundo ya quedamos dando varias materias juntos y nos conocimos. En aquella época tenía un negocio con mis hermanos, un bar restaurante; estudiaba en la universidad en las mañanas y cuando acababa salía corriendo hacia el local para administrarlo en las tardes. Recuerdo que estábamos en la época del mundial de Sudáfrica y los amigos y compañeros de universidad venían a ver los juegos. Todo ese mes se la pasaban metidos en el lugar y ahí fue donde fuimos haciendo click, fuimos saliendo, conociéndonos, y gracias a dios estamos todavía juntos.

 

Así que todo fue por el fútbol, ¿Que crees que le aporta el deporte a una persona, o más concretamente, qué te ha aportado a ti?

Bueno yo en general he practicado deporte de manera regular, aunque me he concentrado en dos, en el fútbol y en el football americano. Empecé con el fútbol con los amigos y eso, es más, cuando me cambié de escuela seguía entrenando en el equipo de la escuela anterior, cosa que me permitió seguir en contacto con ellos y compartir muchas tardes.

Luego a los 14 empiezo a compaginarlo con el football americano, era un deporte que aquí en Panamá estaba creciendo y se podría decir que los amigos y yo nos metimos por moda, pero resultó ser un deporte que nos encantó.

Ya han pasado 10 años y seguimos practicando, además tuvimos el placer de representar a Panamá internacionalmente en dos ocasiones.

 

¿Cómo así?

La primera vez fue en 2006 en Cancún y allá salimos campeones del torneo, después en el Global Junior Championship de 2009 no nos fue tan bien (risas), contra Bahamas sí ganamos, pero luego llegó México y nos ganó allá en su casa.

 

Igual también hicieron trampas, no era penal… 

Eso sólo pasa en el fútbol (risas). Pero bueno, de toda experiencia se saca algo bueno. A un compañero a mi nos fue bien, a pesar del resultado, y había varios scouts de universidades de México y de EE.UU., nos iban a becar y demás, pero lastimosamente, cuando ya estaba casi todo cerrado, un mes antes de ir a hacer la prueba me lesioné de la rodilla, me rompí los ligamentos y no pude ir. Perdí la oportunidad esa de ir a practicar deporte al exterior y estuve como un año y medio sin poder hacer deporte.

Aún así el deporte siempre ha estado presente. Yo pienso que existen dos claves para la vida sana de una persona, principalmente cuando estás joven, que son la educación y el deporte. Vemos todo lo bueno que aporta el deporte, comenzando por el cuerpo y la salud, pero también te abre puertas ligadas a la educación, te ayuda en el aspecto social, conociendo gente y demás. Muchos jóvenes salen de las calles gracias al deporte, está rodeado de valores muy positivos como disciplina, compañerismo, etc., que son valores que puedes aplicar a tu vida personal.

 

Entonces por la lesión acabas estudiando aquí en Panamá. ¿Qué me puedes decir de la vida universitaria?

Así es. Pues imagínate, la etapa universitaria es una de las mejores de mi vida. Tuve el placer de estudiar en la mejor universidad del país, que es la Universidad de Panamá, una de las carreras más emblemáticas de la nación, Abogacía y Ciencias Políticas. Fueron cinco años fantásticos donde hice grandes amistades y donde conocí a mi prometida, así que nunca la voy a olvidar.

 

¿Qué tal de más chico en la escuela?

Mira, de niño era un poco desordenado e inquieto. No es que fuera el más popular pero por mi forma de ser todos querían estar conmigo y tenerme cerca, además gracias al deporte siempré andé con compañeros bastante sanos y la mayoría de ellos ahora somos profesionales, tenemos una familia, etc. Siento que vamos creciendo, de a poco, pero por el buen camino.

 

¿Y académicamente?

Pues ya desde la escuela mis asignaturas favoritas eran las que iban ligadas de cierta manera a la política, como estudios sociales, historia… por ejemplo, me gustaba mucho cuando mandaban leer la historia de los presidentes de Panamá, la historia política de Panamá me interesaba mucho y cosas así, de hecho, en las elcciones del 99 yo sabía y entendía lo que pasaba; hablaba con los maestros de quién se estaba lanzando para qué puesto, quién representaba a cada partido, quién para presidente, quién para vice, y claro, ellos quedaban impresionados de hablar estas cosas con un niño de 8 años (risas).

 

Claro, con tu papá ayudando a fundar el colectivo estarías al tanto de todo. ¿Qué recuerdos tienes de tu infancia y de los inicios del partido? ¿Cómo has vivido esa evolcuión de Cambio Democrático hasta nuestros días?

Pues efectivamente he vivido todas las etapas. Recuerdo la primera campaña de Ricardo en 2004, para esos tiempos no mucha gente conocía al señor Ricardo como político, lo habían conocido como empresario, pero él poco a poco se dio a conocer. Si no recuerdo mal, entonces se sacó nada más el 5% de los votos, quedamos atrás de la ambulancia, como se dice (risas), pero percibí algo peculiar, recuerdo después de esas eleccciones, justo inmediatamente después de ganar Martín Torrijos, todo el mundo decía en la calle que el próximo presidente sería Martinelli, y todavía faltaban 5 años para 2009. Yo me preguntaba cómo podía ser eso, pero mira, siempre ha sido un líder, era un empresario exitoso, una persona que podía cambiar Panamá, de la que nadie podía hablar mal políticamente y no tenía cola de paja.

Pero el verdadero fruto de su éxito fue que no dejó de caminar, recorrió el país desde ese mismo año, durante 2005, luego 2006, después 2007 y a final ya 2008 y la campaña, y bien le fue, prueba de ello es que ganó con el más alto porcentaje de la historia de un presidente en la era democrática.

 

Y antes de aquella campaña en 2004, ¿qué recuerdos tienes?

Mira, recuerdo perfectamente cuando mi papá nos reúne a mi mamá y a mis dos hermanos y nos pregunta que si conocíamos a Ricardo Martinelli, que si habíamos escuchado de él… Nosotros en casa lo conocíamos por los Súper 99. Total, que nos cuenta nuestro padre que está pensando en montar un partido político y que le había ido a buscar. A mi papá le habían buscado varios partidos políticos para formar parte, pero el reto nuevo le sedujo, el mismo Ricardo le transmitió ese don, esa chispa de esperanza de que se podía hacer algo bueno, y fue cuando mi padre quiso formar parte del proyecto y ayudar con su experiencia.

La política es exigente, entonces si queríamos compartir con nuestro papá, teníamos que compartir su tiempo también. Toda la vida mis hermanos y yo hemos estado en eso, y no sólo en Bocas, sino a nivel nacional, en todas las provincias, recorriéndolas junto a papá. Recuerdo participar en las reunioncitas que hacían cuando esto era muy pequeño, cuando era muy difícil, y vimos como él, junto a Ricardo y otras personas pudieron sacar el partido adelante y lo recuerdo como algo muy bello.

También a mis hermanos, que fueron de los primeros activistas en el partido. Con el proceso iniciándose, eran de los de buscar gente para inscribir, cuando las inscripciones eran de diez o quince personas. Todas esas vivencias y experiencias me ayudan a valorar la importancia de cada persona y de la unidad y gracias a dios hoy tenemos 17 años de existencia ya.

 

¿Qué otros recuerdos de la infancia tienes?

Muchos recuerdos bonitos. Además de un entorno político, recuerdo jugar mucho con mis hermanos. Siempre que íbamos juntos sacábamos tiempo para ir al cine, a la playa o cualquiero otra cosa. El tiempo estaba bien combinado y repartido a pesar de esa exigencia política, siempre han sabido sacar tiempito para estar con nosotros.

Soy el menor de tres hermanos, ya sabes, el que sufre esas pequeñas travesuras de los mayores (risas), pero siempre hemos estado bastante unidos. Me la pasaba siempre haciendo cosas con ellos, por el barrio o donde fuese. Compartiendo, participando…

 

Y dime, ¿qué puede aportar Maidir Miller a la Secretaría de la Juventud?

Verdadero compromiso y claridad de ideas.

Tras perder en las elecciones de 2004, el señor Ricardo Martinelli le confió a mi papá organizar y estructurar el partido a nivel nacional. Yo viví esa época y tengo un proyecto claro de cómo organizar y estructurar una juventud que ahora mismo está dispersa y convertirla en una juventud unida y fortalecida que ayudae a continuar agrandando la historia de nuestro partido y de nuestro país, porque es con Cambio Democrático que este país cambió y puso rumbo fijo hacia el progreso, y será con Cambio Democrático que este país volverá a ese rumbo. De la misma forma que Cambio Democrático sabe qué le hace falta al país, Maidir Miller sabe qué se tiene que hacer con la juventud CD.

 

¿Sientes la presión del apellido?

Nunca voy a dejar de ser un Miller y a mi me produce un orgullo infinito toda la trayectoria de mi papá dentro del colectivo. Fue una de las primeras personas que Ricardo Martinelli buscó para estar a su lado y le confió, como te he contado, una tarea   importantísima para el partido, además de su carrera política como diputado. Así que como te digo, por todo lo que ha hecho, y por ser mi papá, es imposible que me moleste que me señalen por ello.

Ahora bien, hay una realidad. Yo soy Maidir Miller y yo me he ganado mi espacio. He recorrido el país entero también, como joven líder he aportado mi pequeño grano de arena y la gente también lo reconoce. La gente me demuestra su confianza donde voy y me dicen que soy una persona capaz y muy preparada para el cargo. Y gracias a toda la labor de Renovación que está llevando a cabo el partido, el que salga victorioso en octubre no se podrá decir que fue puesto a dedo, como antes, el que gane estará ahí por los votos.

 

¿Qué significa para ti la Renovación del partido, y por qué crees que es importante que el próximo 25 de octubre salga la gente a votar?

Yo aplaudo la decisión de la junta directiva de llamar a unas elecciones internas y enfrentar este proceso de Renovación, es algo que no se había dado dentro del partido y hacía falta.

A las bases del partido, los que caminamos en el día a día, que conocemos el partido y salimso a buscar los votos, nos ha dado esperanza de sentirnos participantes. Ya has visto, más del 90% de Convencionales postularon nóminas, un porcentaje altísimo. La gente ha demostrado que está a full con Cambio Democrático a pesar de todo y que sí quiere ser parte de la Renovación.

Ahora la clave va ser cómo se lleve esa Renovación, que ahora los que queden se lo ganen con votaciones, democratizando el partido y que esto sirva de ejemplo para que en el futuro todos los puestos de elección interna los llevemos a primarias. En este sentido, creo que Rómulo Roux está haciendo una buena labor.

Ahora mismo la mejor oposición es fortalecer la estructura partidaria, reagruparnos, reorganizarnos y hacer bien las cosas desde dentro. Somos un actor importante en la sociedad panameña, somos la única fuerza opositora, y se espera de nosotros que no fallemos al pueblo en nuestra tarea de señalar los problemas reales y exigir las soluciones necesarias, ese es el papel de la Renovación, por eso salir a votar el próximo 25 de octubre es hacer oposición.

 

Entrevista a Ana Giselle Rosas, Candidata a la Secretaría de la Mujer

RenovacionCD_AnaGiselleRosas

 

Hoy, en la tercera entrega de la colección de entrevistas de la RenovaciónCD, entrevistamos a Ana Giselle Rosas: Una guerrera, madre de trillizos, que peleará por la Secretaría de la Mujer de Cambio Democrático.

 

Madre primeriza y trillizos. Esa sí es una buena historia de Renovación.

Definitivamente, si hay un evento que marca un antes y un después en mi vida ha sido la bendición de ser madre.

Marcos y yo sólo teníamos diez meses de casados cuando descubrimos que estábamos en embarazo. Al primer examen me confirmaron que venían tres bebés de una sola. Sentimientos encontrados, definitivamente, pero como familia recién formada, esta experiencia nos unió mucho.

Como mamá, yo sólo tenía dos manos para atender a tres niños prematuros. Ellos nacieron muy pequeñitos, solo pesando dos libras y media; estuvieron dos meses hospitalizados en la Caja de Seguro Social. Este evento me hizo reafirmar mi fe y convicción de que Dios nos tiene un plan preparado, uno propone… y Dios dispone.

 

Echando la vista atrás, y desde la posición actual, parece que todo se ha mantenido estable, pero tengo curiosidad, con trillizos, y con la edad que tienen ahora, las travesuras estarán a la orden del día. ¿Alguna vez se han hecho pasar el uno por el otro o cosas así?

(Se ríe) La verdad que para ser tres de la misma edad se portan bastante bien. Yo creo que es producto de que se acompañan, de que nunca se sienten solos, de que son un equipo. A veces hay dos que hacen mancuerna y a se apoyan para contrarrestar a otro. No he tenido todavía el problema ese de la suplantación pero sí me ha pasado que hay ocasiones en donde uno se está portando mal y termino dándole el chancletazo a otro. Hasta la mamá se confunde en algunas ocasiones de a quién tiene que regañar cuando se portan mal (risas).

Hoy mis hijos son niños muy activos de diez años. Diego, Andrés y Daniel. Hay mucha organización y disciplina en la casa, cada uno colabora y realiza tareas en la casa, son buenos estudiantes y también acompañan en las actividades políticas. En palabras de ellos, se sienten contentos que el trabajo de su mamá sea ayudar a otros a través de la política.

 

Por lo visto ellos también forman parte de la vida política igual que usted, que desde muy pequeña formó parte de la vida política en su familia.

Así es. Lo primero que pienso es que nacer en el seno de una familia política hace que el servicio público se convierta en algo natural. Yo crecí viendo a mi papá trabajar y luchar por mejorar su comunidad, él fue dos veces diputado y Contralor General de la República, así que cuando creces con un papá políticamente tan activo, realmente te toca involucrarte porque aunque tú no lo quieras el tiempo familiar es compartido. Para yo pasar tiempo con mi papá me tenía que montar en el carro e irme a las reuniones en las que participaba, algunas veces sin entender mucho lo que en esas reuniones se hablaba.

En la medida que fui creciendo, fui asimilando, fui entendiéndolo, fui participando, fui opinando y definitivamente sí siento que es un beneficio que no sólo me ha ayudado en la parte política, sino en la parte profesional, como abogada, y en la parte personal.

 

De hecho, la política ha sido como el engranaje en su vida, siempre presente.

Participo en actividades políticas desde los ocho años, siempre acompañaba a mi papá a las reuniones y definitivamente eso ha contribuido a mi desarrollo y desempeño. Desde los 18 años me inscribí en un colectivo político y me agité en los grupos de juventud.

En 2009 el Presidente Ricardo Martinelli me invita a formar parte de su equipo de gobierno y a formar parte del Cambio Democrático y desde ese momento no he dejado de caminar el país compartiendo la visión de nuestro partido. He colaborado en varias partes del país con inscripciones, he capacitado a grupos juveniles, etc.

Inclusive conocí a Marcos haciendo política. Muchas personas argumentan que de la política no se saca nada bueno, yo respondo a eso que ha sido gracias a la política que yo encontré al mejor esposo, compañero y padre de mis trillizos.

Yo hacía campaña para la presidenta Mireya Moscoso, en ese momento el papá de él era candidato a la vicepresidencia y mi papá su jefe de campaña. Nos conocimos como jóvenes líderes políticos en la juventud del Molinera, eso fue en 1999 y desde ese momento no hemos dejado de hacer política juntos, siempre apoyándonos mutuamente.

Así que de manera muy natural la política ha formado parte de mi vida. Siempre me ha gustado, siempre me he sentido útil participando dentro de la política y siempre he considerado que las mujeres debemos participar más activamente, algunas tienen tal vez mayores dificultades que las que yo he tenido, producto tal vez de que ese crecimiento entendiendo el entorno, entendiendo la importancia de sumar siempre, de ser conciliador, etc.

 

¿Qué cree que aporta Ana Giselle a la Secretaría de la Mujer?

Si le preguntaras a mi hijo Diego, diría que la tolerancia (se ríe). Considero que mi mayor aporte serían las ganas que tengo de que logremos hacer una realidad el empoderar a miles de mujeres, que tengamos más candidatas y que ganemos en 2019. Tengo gran interés de que todas trabajemos como un solo equipo para lograr este propósito.

 

¿Como mujer que obstáculos ha ido encontrando en este mundo?

El rol de la mujer está en constante evolución, podemos ser amas de casa, madres, profesionales, esposas y políticas. No hay límites para las metas que nos propongamos. Las mujeres estamos ocupando los espacios políticos por méritos propios, no por llenar una cuota. Siento que cada vez es más amplio el reconocimiento de que hacemos las cosas de manera organizada, en equipo y con una sensibilidad especial.

 

Además usted viene de un entorno dominado por mujeres, ¿cómo fue su infancia?

Soy la mayor de ocho hermanos, de los cuales sólo dos son hombres, y los roles en mi entorno familiar siempre han tenido un marcado liderazgo femenino. Mi crecimiento estuvo fuertemente influenciado por la presencia de mi abuela materna y mi abuela paterna, ambas educadoras y líderes en su comunidad. De mi mamá recibí siempre el ejemplo de mujer luchadora y profesional.

 

Y la vida en Chiriquí, ¿cómo es?

Mira, recuerdo los veranos rodeada de gente, de manera usual también los compartía con mis primos, alrededor de 15 primos en casa de mi abuela, un sentimiento muy matriarcal. Una mujer que realemente marcó mi vida, una mujer santeña orientada y educándonos siempre en el servicio y en la atención a los demás.

Siempre la recuerdo como una mujer que le abría las puertas a todo el que nos visitaba, que atendía muy bien a las personas independientemente de que fueran humildes y sencillas, siempre había una taza de café para todo el que nos visitaba. Eso realmente marcó mi sentido y mi forma de entender que todos somos importantes.

 

Ya imagino, veranos muy familiares y llenos de anécdotas.

Definitivamente, como éramos tantos primos en la casa de mi abuela siempre había que compartir. Mi abuela hacía duros, duros de coco, riquísimos. Y por supuesto cuando llegábamos todos los nietos le quebrábamos el negocio, porque nos comíamos todos los duros, así que le tocaba a mis tíos después estarle reponiendo y pagando los duros que los niños nos comíamos (se ríe). Y mi abuelo, papá Milo, un hombre muy consentidor, cuando pasaba el camión de la Estrella Azul a repartir los Skimopie nos compraba una bolsa y no duraban en el congelador ni un sólo día. Nos sentábamos hasta que nos los comíamos todos, y eso que cada bolsa traía unos cincuenta.

Recuerdo una infancia rodeada de la naturaleza, montar en bicicleta en las tardes, irnos a bañar al río, caminando, partiendo coco, quemando pepitas de marañón, etc., realmente una infancia llena de participación y alegría, de la simpleza del campo que enriqueció mi vida y también me permitió valorar la importancia de las personas humildes, de las personas sencillas.

Crecí de manera natural inclusive, rodeada de grupos indígenas porque mi abuela era educadora y en muchas ocasiones les daba hospedaje, posada, se quedaba con niñas que venían de la comarca y ellas vivían en mi casa con mi hermana y conmigo. Para que te hagas una idea, mi abuela cuando iba a comprar los pañuelos para la escuela, compraba media docena para mi, media docena para mi hermana y media docena para Edilsa, que era la niña que se quedaba con nosotras en la casa.

Entonces crecimos siempre con ese sentimiento de igualdad en donde todos y todas deben tener siempre las mismas oportunidades y en donde nos sentíamos siempre contentos de poder compartir lo mucho o lo poco que teníamos en la casa con las personas que nos visitaban.

 

También además de familia, muchas amistades imagino.

Tengo amistades de infancia con quienes hasta la fecha mantengo vínculos importantes, inclusive algunos de ellos fueron parte de mi equipo de campaña durante la candidatura a Diputada en el Oriente Chiricano.

 

Cierto es, ¿cómo vivió ese proceso de impuganción y la repetición de las elecciones?

Fue un orgullo participar como la primera candidata CD en el circuito 4-6. En este circuito nunca habíamos candidatizado a un diputado, ya que el partido no contaba con la organización ni la estructura. A mi, en conjunto con un excelente grupo de hombres y mujeres, nos correspondió la tarea de levantar esta estructura, lo que le permitió a CD tener por primera vez candidatos a respresentantes en los 24 corregimientos, alcaldes y una candidata a Diputada.

Me llenó de rogocijo que el Oriente Chiricano me respaldara con su voto el 4 de mayo, saliendo electa con amplia diferencia. Lamentablemente se levantó en mi contra una fuerte campaña y fui llevada a una segunda elección donde los candidatos perdedores se unieron en mi contra. Las elecciones no se dieron en las mismas circunstancias que el 4 de mayo, pero a pesar de eso el pueblo respondió y defendió su voto. El Cambio Democrático sacó más votos para Diputado el 21 de diciembre que el 4 de mayo.

Aceptar que nos habían robado la curúl no fue fácil. No me la robaron a mi, se la robaron al pueblo que me eligió a mi y al Cambio Democrático. Pudieron quitarnos esa oportunidad, pero no me robarán las ganas de seguir luchando por la gente. Hay que demostrar que las mujeres somos fuertes y valiosas, nos sobreponemos a las injusticias y seguimos luchando. Por eso considero que desde la Secretaría de la Mujer son muchas las historias de valor que podemos compartir. Hay muchas mujeres valiosas en Cambio Democrático que deben ser tomadas en cuenta.

 

¿Y qué mensaje le gustaría hacerles llegar a todas esas mujeres para el próximo 25 de octubre?

Sin participación no hay democracia, sin diversidad no hay democracia. Todos debemos ser tomados en cuenta. No podemos hablar de renovación, si no tenemos claro que TODOS somos importantes.

El partido Cambio Democrático es la fuerza opositora más importante del país y como tal debemos prepararnos para ser una opción electoral en el 2019. Esto sólo se logra fortaleciendo nuestrars bases, empoderándolas y dandole el valor que corresponde a las personas que han estado y siguen haciendo el trabajo político. Salir a votar el 25 de octubre es la manera en que reafirmamos: “Aquí estoy”. Aquí estoy para mi partido, aquí estoy para mi país.

En el caso particular de las mujeres yo aspiro a que seamos protagonistas en este proceso de renovación. Estoy segura que muchas de las candidatas a Convencionales y a miembros de las Juntas Directivas en los corregimientos saldrán electas, reafirmando la fuerza y liderazgo de la mujer CD, unidas lograremos el triunfo en el 2019.

 

 

 

Entrevista a Félix Molanier, Candidato a la Secretaría de la Juventud

RenovacionCD_FelixMolanier

 

La tercera de las entrevistas es para el Candidato a la Secretaría de la Juventud, Félix Molanier. Natural de uno de los Corregimientos más importantes del país a nivel electoral, San Miguelito.

 

ENTREVISTA

Tengo entendido que naciste en plena invasión estadounidense.

Sí, sí. Mi mamá cae en el hospital el 20, el 19 le comienzan los dolores y cae en el hospital el día 20, plena invasión; yo nazco a las 00:24 del 21 de diciembre de 1989. Bajo el bombardeo sale mi mamá de Santa Librada, que era mi lugar de residencia de toda la vida, en el corregimiento de Omar Torrijos, en ese barrio me crié yo toda mi vida.

 

¿Cómo recuerdas tu infancia en el barrio?

Un barrio muy humilde, San Miguelito. Mi mamá era ama de casa y mi papá era chapistero. Estudié en la escuelita primaria Santiago de la Guardia, de primero hasta sexto grado. Luego de ahí, me ineteresó un poco el deporte cuando estuve en la escuela.

 

¿A qué jugabas?

Al principio me interesó el atletismo y el baseball también. Ahí mi secundaria la hice en el Instituto Nacional de Panamá, que es la escuela valuarte de las luchas estudiantiles del país.

 

Ya desde pequeño en movimientos estudiantiles vinculados a la política, ¿no?

Sí, siempre me gustó. Con 15 años ya estaba ocupando puestos en el movimiento estudiantil nacional, fui miembro de la Asociación Federal del Instituto Nacional. También a esa edad participé en el Movimiento Institutor Revolucionario 8 de octubre, en el Instituto Nacional también.

Me incursioné en la política al salir de la escuela. Desde niño a mi papá como que siempre le gustó el tema político.

 

Además de tu papá, ¿había más gente en casa con la que discutir de política?

Sí, sí. Nosotros somos del matrimonio de mi papá y mi mamá 4 hermanos, de los cuatro, tres nos llamamos Félix Molanier (risas). El mayor se llama Félix Eugenio Molanier, y además somos rivales políticos, él es PRD, me lleva cuatro años a mi y hay gente que nos confunde a veces porque nos parecemos bastante. Él sí ve el tema político de forma pasional y entonces ahorita mismo hay una situación familiar que él prácticamente no me habla. Pero bueno, yo sí soy un poquito más manejable en el tema político, a mi me basta con defender mi partido.

Tenemos un hermano mayor que es de fuera del matrimonio, y ese es uno de los hermanos más cercanos a mi, a pesar de que no se crió conmigo.

Al que va detrás de mi le dicen Israel porque es el nombre que le iban a poner, pero al final a mi papá le dió pereza formar la fila en el Tribunal y se quedó con Félix también (risas), pero ese sí es Cambio Democrático, ese si me apoya en todas las cosas, es más, todos mis hermanos, inclusive el mayor, todos me apoyan. Siempre he sido el hermano que todo el mundo quiere, el hermano chevere, etc. El más pequeño tiene como diez años menos que yo, está en la secundaria y también le gusta la política y es fanático de Martinelli y está pendiente de todo lo que hago, me apoya por las redes y demás.

 

El pequeño tiene la edad que tenías cuando eras Secretario General de la AFIN.

Sí, sí. En su escuela también anda metido en cosas y movimientos, lo que pasa que mi escuela era revolucionaría, más combativa. Lo curioso de todo esto es que cuando yo estudiaba en la escuela el que estaba en el Gobierno era Martín Torrijos y mi hermano trabajaba en la presidencia de la república, entonces cuando hacíamos protestas y manifestaciones del colegio, que en ese tiempo eran duras, se incendió un bus en Panamá donde murieron 23 personas, el tema de la privatización de la Caja de Seguros Social, eran protestas puntuales pero muy grandes que me tocó a mi asumir la responsabilidad de las protestas esas, y el PRD jugó mil veces con mi educación y al final pudimos elevar nuestras luchas estudiantiles al más alto nivel de presión popular.

 

Ya desde entonces con fricciones marcadas en la familia, pero al final acabas pasando por PRD, ¿a qué se debió?

Hubo una persona en el mismo partido que marcó la diferencia, yo estuve muy cerca en una campaña presidencial en el PRD y al final me inscribí porque un amigo que era diputado me insistió en llevar una carrera política desde ese partido.

Cuando vi mil cosas que pasaron en el interior del partido que iban en contra de mis ideales, en contra de lo que yo siempre he creído, yo dije no tengo nada que hacer aquí, no era lo que yo pensaba y me cambié a Cambio Democrático. Me vine a trabajar con el señor Ricardo el 10 de diciembre de 2013.

 

Y pronto has encontrado tu sitio, pues tengo entendido que fue candidato suplente en las elecciones pasadas y hubo alguna que otra sorpresa, cuéntame.

Así es, así es (risas). Yo fui candidato suplente en las elecciones pasadas y a pesar de que nos quedamos sólos como candidato principal y nos vamos a unas generales, con el recurso de nosotros mismos y donde pudimos obtener un buen caudal de votos y mucha representación en el circuito más importante a nivel electoral del país, que es San Miguelito. Lucho era el jefe de campaña y ahora él es mi jefe de campaña para estas elecciones también. Hicimos un buen ejercicio político, nos enfrentamos a diputados históricos como Raúl Pineda, Leandro Ávila, Miguel Alemán, Pancho Alemán… gente con muchos años de diputados y estuvimos muy muy cerca, con pocos recursos y poca experiencia.

 

El próximo objetivo, la Secretaria General de la Juventud de Cambio Democrático. ¿Qué le puede aportar Félix Molanier a este puesto?

He sido comisionado en campaña presidencial y manejo muy bien lo que es estrategia política y algunos temas a nivel de campaña. Marco una diferencia, estoy preparado para para ocupar un puesto netamente político como es el de la Secretaría de la Juventud, si fuera cualquier otro puesto, de índole social o con otras vías, de repente podríamos decir otras cosas. Vengo de un partido un poco más agresivo en cuanto al tema político, con mucha experiencia. Estoy preparado tanto políticamente como académicamente; estudié 3 diplomados, Psicología de Masas, Derechos Humanos e Internacional y Capacitación Política. Creo que estoy bien formado para el puesto, soy el único candidato de la juventud que ya ha participado en un proceso electoral, soy el único candidato de la juventud que es capacitador político, además soy el único político que no dice mentiras, prefiero decir una verdad a medias antes de mentir (risas).

 

Y dime, ¿cuál es tu relación con los demás candidatos?

Conocía algunos de vista y oídas, pero no ha habido convivio hasta este momento. Tenemos buena relación todos los candidatos, si por lo que fuera yo no pudiera participar en este proceso, cualquiera de ellos tiene la capacidad para ser un buen Secretario de la Juventud y el partido quedaría en buenas manos.

 

Pareciera que toda tu vida ha sido política, ¿hay un Félix apartado del entramado político?

Me gusta compartir con mis amigos. Pescar me gusta mucho, antes la cazería también, pero soy un poco cobarde (risas), en general todo lo que tenga que ver con el campo y la naturaleza.

Soy una persona muy hogareña, muy familiar. Estoy comprometido y esperando al segundo hijo, que lo curioso es que le han dado fecha para las fechas de las elecciones.

 

¿Qué edad tiene el primero?

El primero, 4 años. Cuando nació me enamoré de ese niño y la relación más que de padre es de amigos, me llama y me dice: “papá salí de la escuela estoy aburrido, venga a buscarme”, “papá quiero hacer política”, la semana pasada, por ejemplo, me acompañó a la gira y mientras daba el discurso, no aguantó, se escapo de su tío y salió corriendo hacía mi gritando: “¡ese es mi papá!”.

Me tocó madurar por cuestiones de la vida muy temprano, no quería que le pasaran algunas cosas que yo viví y me hice algunas promesas puntuales, yo desde niño he estado vinculado y es cierto que ingresé en la política al salir de la escuela, pero hubo muchas limitaciones, superé muchas espectativas hasta conseguir montar un negocio privado, un taller de carro que ahorita tengo parado por todo el tema de la persecución política, otro de mantenimiento y servicios en áreas verdes, máquinas motosierras, de fumigar, etc., pero no está fácil la cosa, con este Gobierno, a los que hemos estado dando la cara no se nos está haciendo fácil la cosa.

 

Es el precio de haber estado en el poder, supongo.

Sí, pero es lastimoso porque las cosas se hicieron muy bien, Martinelli dijo que iba a hacer cambios e hizo cambios. En las últimas elecciones teníamos los votos y los buenos dirigentes, pero faltó una buena plataforma política preparada que custodiara los votos, que sacara a la gente a votar y que cuidara que la gente votaba. Ahora estamos en un buen momento, a 4 años de las elecciones, para organizar el partido y cuidar esos detalles. Es natural que pasen estas cosas por ser un partido relativamente joven, pero la idea es crecer y hacer el partido más poderoso políticamente a nivel nacional, ese es el objetivo.

 

Objetivo que comienza con la creación de esta plataforma de Renovación, ¿qué opinión le merece?

Todo partido debe tener complementos, creo en las transformaciones y en los cambios. Tenemos un líder vivo que la gente adora y quiere a nivel nacional y aún quedan compañeros que deberían todavía cumplir un rol fundamental. En la historia que podamos tener como partido creo que este va a ser el momento más difícil y hay líderes que nos han dado muestras de lealtad y perseverancia.

 

¿Cómo percibes el apoyo del partido a la promoción de los candidatos y al proceso electoral?

Lo que ahora mismo le ha dado efervescencia al partido han sido las elecciones, los candidatos a la Secretaría de la Mujer y a la Juventud, hay que destacar que algunos de los candidatos estamos invirtiendo de nuestro propio patrimonio y eso habla de nuestro compromiso.

El partido en sí, como figura institucional se ha manejado bien a lo neutral, es el mejor apoyo que nos puede dar, pero hay cosas puntuales como el caso del vicepresidente del partido, el señor Miller, que es directivo del partido y su hijo es candidato, ahí sí veo que no haya una imparcialidad, no veo igualdad de condiciones para los otros candidatos. Como diputado lo admiro mucho pero me hubiera gustado que se pusiera al margen en el proceso.

Pero bueno, lo bonito es que gane quien gane, todos vamos a apoyar al vencedor y el partido seguro va a salir reforzado de estas elecciones.

 

¿Crees que el partido saldrá reforzado igualmente sea cual sea el porcentaje de participación que se consiga?

Mi equipo maneja que la campaña movilizará un 25-30% que es un éxito para cualquier partido político en unas elecciones internas ordinarias. Menos del 10% sería un fracaso para cualquier partido, pero en un momento como este, por el escenario de las persecuciones, sea cual sea la cantidad que saquemos a votar el partido saldrá reforzado.

En los último días más de 1000 panameños se han inscrito en el partido. En un momento como este, eso sólo lo puede hacer un legado como el que dejó Ricardo Martinelli.

 

¿Cómo animarías a la gente a participar en las próximas elecciones?¿Por qué deben salir de casa el próximo 25 de octubre?

Este es un partido joven, en la pasada administración Ricardo Martinelli demostró que se le da participación a la juventud. En esa línea, el mensaje debe ser más que la participación, esta es una oportunidad para que nuevos líderes puedan nacer y crecer.

“Inclúyete”.

Este es un partido para jóvenes, Cambio Democrático tuvo el diputado más joven de la historia y el viceministro más joven de la historia del país. Es un buen ejemplo para divulgar entre la juventud, hay que decirlo. Somos el partido que representa a la juventud de este país y a todos los sectores.

El problema es que los malos políticos se aprenden los buenos discursos, saben utilizar las buenas palabras. Es un paradigma que tenemos que cambiar, esa credibilidad se refuerza con formación. El mejor acto de rebeldía cuando eres joven y pobre es estudiar y prepararte. Creo que los partidos deberían tener como prioridad la formación de sus jóvenes, por encima del clientelismo están los intereses comunes.

Rómulo Roux pide cese el divisionismo

Rómulo Roux, en Telemetro con Álvaro Alvarado

El pasado Martes 11 de Agosto, el Presidente Encargado de Cambio Democrático, Rómulo Roux, fue entrevistado por Álvaro Alvarado en Telemetro.

Roux, además de tratar diferentes temas de interés nacional como la situación del Agua en el país, o la inminente huelga que paralizaría la ampliación del Canal de Panamá, habló sobre la Renovación CD.

“Queremos que esta Renovación se caracterice por ser un movimiento unificador, que beneficie tanto al partido como al país.”