Candice Williams

Candice Williams

Entrevista a Candice Williams, Candidata a la Secretaría de la Mujer

RenovacionCD_CandiceWilliam-NUEVA

La segunda entrevista a los Candidatos de la Secretaría de la Mujer y de la Juventud, tiene como protagonista a Candice Williams. Una de las principales representantes y defensoras, tanto en la calle como en las redes sociales, del Partido Cambio Democrático.

Candice es una mujer que pisa de pie y de frente ante las adversidades, y está dispuesta a pelear el puesto de Secretaria de la Mujer de CD.

 

ENTREVISTA

Tengo entendido que es usted un poco quisquillosa con respecto a la ortografía.

(Se ríe) Así es, en la escuela me gustaba mucho el español, los Maristas nos pusieron en la sangre lo que son faltas de ortografía y demás, no las puedo soportar, ver una falta de ortografía es… No puedo, no puedo (risas). De hecho a veces riño con una amiga chiricana que me está ayudando con la campaña, le digo que falta la tilde, etc., ella me tranquliza diciendo que lo vamos a corregir, pero yo sé que lo tengo en la sangre, es muy fuerte a la vista (risas).

 

Ya veo, así que entonces le viene desde pequeña, ¿cómo era en la escuela?

Era una come libros (risas), una buena estudiante, me gradué con puesto de honor pero eso no lo digas (risas). Sin embargo mis amigos eran los “mal portados” del grupo (risas). Me ponían de vigilante en los cambios de horario y debía apuntar a los que se portaran mal y era dificilísimo porque eran mis mejores amigos. Incluso una vez llamaron a la escuela a mi papá y le dijeron que era una excelente estudiante y que me tenía que alejar de mis amigos; claro, mi papá, que me conocía y los conocía y sabía que eran buenos muchachos, le dijo que podían pedirme cualquier cosa menos esa, no era parte de mí alejarme de mis amigos.

 

Por cómo habla de sus amigos, y cómo los defiende también en las redes, parece alguien muy amiga de sus amigos. 

Sí, de hecho conservo a casi todos esos amigos, es más tengo un grupo de amigas de la escuela todavía que siempre nos reunimos, siempre que podemos claro, porque ya sabes como es esto, algunas nos hemos casado y otras viven afuera… pero conservamos la amistad y son muy importantes para mi. Es más, tuve hasta un amigo que estuvo preso y todo el mundo me decía que cómo que iba a visitarlo, pero yo no me alejo porque es lo políticamente correcto o lo que la sociedad te exige; mis amigos son mis amigos yo creo que con todas sus virtudes y defectos, debemos aceptar a las personas como son y siempre he dicho que quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, nadie es perfecto. Y bueno, gracias a Dios fue declarado inocente.

 

De hecho esa actitud le ha llevado a coronarse como punta de lanza en la defensa del partido, también le habrá traído algún problema, supongo.

Cuando comenzó el ataque frontal contra Cambio Democrático como yo había formado parte de la gestión y conozco a tantas y tantas personas que creyeron en el cambio, que al igual que yo no estuvieron en la foto pero estuvieron dando todo su esfuerzo para que un mejor Panamá llegara a todos; decidí que no era justo que se tratara de empañar toda una gestión por unas cuantas personas que aún están investigando, y que todavía ni siquiera están condenadas. Hay más de 400.000 personas que forman parte de Cambio Democrático y no puedo permitir que se les señale, que se les insulte y que se les menosprecie. Cuando tienes una familia y alguno está siendo investigado, te gustaría que a todos les insultaran, por qué? Fue cuando decidí salir a defender a pesar que muchos me decían que no era el momento, que apagara las luces, que no me quemara políticamente, pero yo no creo en eso; yo creo que cuando tú estás, estás. Si no estás en las malas… es muy rico estar en las buenas. Veía muy poca gente defendiendo la camiseta pero nos atrevimos porque no nos van a desaparecer! (risas) Ahora por suerte se han multiplicado los defensores y eso me alegra, esperamos que no sea sólo por elecciones. Para mí la Secretaría de la Mujer es un compromiso con todas las mujeres de Cambio Democrático que quieren que un mejor Panamá siga llegando a todos, un Panamá de oportunidades, manteniendo el Legado Martinelli.

 

Ya que saca el tema, ¿qué hizo que se postulara para la Secretaría de la Mujer?

Decidí participar porque quiero llevar el mensaje a más personas, quiero que más mujeres se involucren, que las mujeres tengan una participación activa en la política y no sean solamente activistas buscando votos, quiero que sean tomadas en cuenta al momento de la participación, que tengan mayores oportunidades, que alcemos la voz contra el feminicidio, que nos apoyemos las unas a las otras, que nos convirtamos en mentoras de otras mujeres. Aspiro a que todos los puestos de elección dentro de Cambio Democrático sean llevados a primarias sin favoritismos o amiguismos.

 

¿Y qué puede aportar a la Secretaría de la Mujer?

Muchísimo! Yo estoy de pie y de frente con mi partido. Estoy convencida que Cambio Democrático va a tener una voz que no le tiene miedo al Gobierno actual, una voz que no van a poder callar, gracias a Dios no tengo cola de paja (risas). Tengo un compromiso con las mujeres de mi partido de consolidar, unificar y fortalecernos, para poder llegar al triunfo en 2019. Tengo un compromiso de capacitar a la mayor cantidad de mujeres para que se conviertan en mentoras de otras mujeres, que seamos mujeres que emprendemos, que hombro con hombre trabajemos para que podamos terminar con la violencia que hoy estamos viviendo. Impulsar desde la Secretaría de la Mujer leyes ciudadanas para que se pueda efectivamente controlar este flagelo que se está esparciendo como pólvora.

Mi compromiso es de mujer a mujer, porque las quiero fuertes, libres de violencia y con oportunidades. Cuando yo sea Secretaria de la Mujer, ser mujer dentro de Cambio Democrático va a ser muy diferente, y les doy mi palabra.

 

Y en todo este proceso democrático, ¿qué papel observas que tienen el partido e iniciativas como RenovaciónCD?

Plataformas como esta son necesarias para progresar como colectivo, durante la gira que hemos hecho los candidatos aprovechando la presentación del proyecto de Renovación he sentido a la gente feliz. La gente demuestra una alegría muy grande porque CD esta de pie, está vivo a pesar de todos los golpes que hemos recibido este último año.

 

No vamos a permitir que se vuelva al bipartidismo, a la puerta giratoria. En estos recorridos ves a la gente tan feliz, tenemos tan buen recibimiento… están entusiasmados. Para mi es maravilloso ver que la gente cree en Cambio Democrático, que se siguen inscribiendo. La gente nos dice que extraña a Cambio Democrático, e incluso gente de afuera del partido, gente de otros partidos también te dicen, y te llaman y felicitan por esto que estamos haciendo. Estamos demostrando que estamos fuertes, que estamos unificados, que estamos consolidados.

 

Hablando de viajes, es una persona que por circunstancias profesionales y de la vida ha tenido oportunidad de viajar bastante, ¿qué le ha aportado cada lugar donde ha estado?

Vivencias. Apreciar y valorar otras culturas, y regresar a Panamá y sentirte que el paraíso se llama mi amada patria Panamá.

Viví de niña en Francia porque mi padre se ganó una Beca para estudiar, pero lo que recuerdo es que extrañaba mucho a mi abuela y hacía mucho frío, no me gusta el frío (risas), me gusta el calor de mi tierra.

 

¿Y cuánto duró la aventura francesa?

Un año nosotros con mi mamá, mi papá estuvo 3 años. Luego regresamos todos juntos a Panamá y a mi papá lo trasladaron a David, Chiriquí como Neurocirujano.

Al poco tiempo de haber regresado, tengo la pérdida más grande hasta ahora. Mi mamá, mi todo, muere cuando tenía 8 años, disculpa pero aún me cuesta hablar de esto.

Soy la mayor de 5 hermanos, ellos son mi fortaleza y mi refugio.

 

Entonces, ¿cómo llega a Panamá?

Hasta los 17 años vivo en David, de allí vengo a Panamá a estudiar Derecho, luego hago una maestría en Estados Unidos y regreso a Panamá donde he ejercido como abogada. En el Banco Panamericano primero, luego en una firma de abogados, y después con mi propia firma con otros socios. Hace unos años tuve el honor de representar a Panamá como Embajadora adjunta ante las Naciones Unidas, en Ginebra representando a Panamá y defendiendo nuestros Derechos Humanos así como presidí por Panamá el Grupo de las Américas ante la Organización Mundial de la Salud.

 

¿Hay algún hecho concreto que despierte ese interés por la política o es algo que se va generando con el tiempo?

Como madre, al nacer mi hija Isabella aprendí que no sólo hay satisfacciones individuales si no también colectivas. Que no es suficiente ocuparnos solamente de nuestros proyectos, que es importante ocuparnos y trabajar por los demás, por eso decidí entrar en la política con la convicción que es el mejor camino para mejorar el entorno de nuestros ciudadanos. Por eso quiero ser Secretaria de la Mujer porque me levanto pensando en el esfuerzo de miles de panameños que merecen que un mejor Panamá llegue a todos.

Junto con otras personas comenzamos la Fundación Más Panamá, realizamos conferencias para explicarle a los estudiantes, a los jóvenes, qué era ser panameño, qué era esforzarse en la vida, que no todo es fácil y que es a punta de esfuerzo que uno logra lo que realmente quiere.

 

Al final se trata de eso, de acompañar las ideas con trabajo. ¿De qué sirve si no?

Exacto, y es por eso que creo en el cambio, con aciertos y desaciertos, porque se cometieron errores y no podemos negarlos, pero tenemos que aprender y seguir adelante.

Antes que llegara Cambio Democrático había un gobierno gordo y un pueblo flaco y esos tiempos cambiaron bajo el gobierno de CD y el liderazgo Martinelli.

La transformación y el crecimiento de Panamá en los últimos 5 años fue impresionante, y no sólo en obras, sobre todo en materia social como la beca universal, 100 a los 70, el proyecto Curundú. El metro de Panamá que ha transformada la vida de miles de panameños, antes había personas que se tenían que despertar a las 4 de la mañana y ahora pueden hacerlo más tarde, o pasar más tiempo con su familia porque regresan antes, eso no tiene precio. También los hospitales, nuestro sistema de salud estaba enfermo y por primera vez se empezó la Ciudad Hospitalaria, la modernización del Estado, Internet para todos, eliminar esa brecha para tener acceso a la información. Se hicieron tantos cambios que el que no lo puede reconocer es porque está ciego y aquí no terminaríamos la entrevista (risas).

 

Pero al final el pueblo tampoco lo supo apreciar y quiso apostar por algo diferente.

Así fue o nunca sabremos la realidad.., lo cierto es que estamos en oposición. No me gusta hablar de las derrotas, debemos seguir adelante y aprender de lo sucedido. No hay victorias permanentes ni derrotas para siempre.

Más en cinco que en cincuenta, imagina todo lo que se podría haber hecho en diez.

Parece que sí, que en diez años se pueden hacer muchas cosas, ¿cómo era Candice a los 10 años?

(Se ríe) Me encantaba bailar, me encantaba también cantar, pero lo hago horrible. La música siempre estaba presente. Me encanta la salsa y el merengue, son las canciones que he escuchado desde que era chiquita, tal vez música un poco viejita. Mi primer disco fue uno de Willie Colón, lo tenía con 8 años. Había una canción que me encantaba (la tararea, se trata de esta), imagina, 8 años y mi primer single.

Me acuerdo también de las clases de teatro, con los Maristas, en la secundaria. En una obra, me caí del escenario en la práctica y me hice un esguince en el tobillo, me decían que no podía participar en la obra. Conociéndome eso no iba a pasar, a mi me podían enyesar pero yo iba a estar en esa obra (risas), fue muy cómico hacer la obra con la pierna así.

También jugaba a basketball, bueno, más bien me ponían ahí en la cancha a tratar de molestar lo menos posible (risas). Era de las más altas, la segunda más alta en la fila, tal vez por eso lo practicaba.

 

¿Mantiene las mismas aficiones?

La música para mi es lo que me despeja, me abre la mente. En esos momentos cuando escucho música no pienso en nada más que la letra de la canción, estoy cantando, bailando, estoy viviendo la canción.

En cuanto al deporte no, no he vuelto a jugarlo más, tal vez porque no se me daba bien. No soy muy deportista, me encanta verlo en la televisión (risas). Me gustan las artes marciales extremas, me apasionan. Mi hija, por ejemplo, va a clases de taekwondo, te enseña disciplina y creo que se necesita disciplina en la vida.

 

A ver si al final es como Alvis Almendra, ganando medallas y todo. 

(Se ríe) A mi esposo le gusta, él practica de kung-fu, que aquí no es muy típico. Es pequeña, pero se entera de las cosas. Había una chica que le gustaba pegarle y entonces yo le pregunté que por qué no se defendía cuando le daba María y me contestó que ella es una chica buena; en la noche le explicamos que ella es buena, claro, pero que si a uno le pegan tiene que defenderse y si no te pegan pues no pegas, entonces su padre le enseñó un par de trucos y al día siguiente se lo aplicó a la niña (risas), así que sí, es pequeña pero es muy chispa, aprende rápido ella. Lo que queremos es que se interese, que le guste hacer cosas, que se relacione.

 

¿Cómo fue cuando Isabella llega a su vida?

Mágico. Ella es nuestro milagrito.

Isabella es nuestro tesoro, yo pensaba que no podía tener hijos, sufrí muchas operaciones, tuve muchos problemas, fue concebida de forma natural, pero sin embargo pensábamos que no era posible, y ahora doy gracias a Dios todos los días cuando me acuesto y cuando me levanto.

 

Muchas pérdidas. 

Demasiadas diría yo. Mi mamá murió cuando tenía 8 años y mi papá hace 2 años, todos mis abuelos, la mayoría de mis tíos, pero los siento cerquita de mí, son mis ángeles. Cuando pierdes a tus padres la vida te enseña que tienes que luchar, que tienes que esforzarte más. Soy muy perfeccionista, tal vez es un defecto, pero soy muy decidida, obstinada, terca, cuando me propongo una meta, voy hacia esa meta, la tengo que cumplir, no puedo parar hasta cumplirla.

Por suerte tengo a mi esposo, a mi hija, y a mis 5 hermanos, somos una familia numerosa (risas). También un grupo de amistades muy cercano. Del grupo con el que estudié, tres amigas estudiaron también conmigo luego en la universidad y se graduaron conmigo, hemos mantenido la amistad por más de 25 años.

Hoy celebro la vida y todas esas personas maravillosas que conozco todos los días y a los que voy conociendo con esta experiencia.

 

Y lo que está por venir ahora son unas elecciones donde muchas mujeres tendrán que salir a votar el próximo 25 de octubre, ¿qué mensaje le puede dar para que se animen y aumentar la participación democrática?

Es importante que las mujeres salgan a votar el próximo 25 de Octubre, no importa por quien voten claro mejor si es por mí (risas), porque somos nosotras quienes tenemos que elegir a la próxima Secretaria de la Mujer y es el momento de elegir a la mejor y demostrar que CD está vivo, que está de pie y de frente. Mujeres valientes y luchadoras participen en esta fiesta democrática, ustedes mujeres son las que nos motivan a levantarnos todos los días y a dar lo mejor para cumplir con el compromiso que hemos adquirido con ustedes.